Aymée Nuviola o la conexión a nivel superior, en la madurez absoluta

Reseña editorial del periodista Alfonso Quiñones publicado en NotaClave.com

SD. Aymée Nuviola es una de las mejores voces de la música cubana, y más que eso, de la actual música tropical. Es dueña de un registro amplio, y de una asombrosa capacidad de improvisación, a la vez que domina varios géneros, y que está en su momento de mayor madurez creativa e interpretativa.

Hija musical de una tradición que dió nombres como Celia Cruz, Olga Guillot, Elena Bourke, y Omara Portuondo, entre otras, Aymée Nuviola suma a su cadena de éxitos el nuevo álbum discográfico Como Anillo al Dedo, que acaba de ser nominado a la 19 entrega anual de los Latin Grammy en la categoría de Mejor Álbum Fusión Tropical, que se realizará el 15 de noviembre en el MGM Grand Garden de Las Vegas, Nevada.

El timbre de voz de Aymée Nuviola es inconfundible, e irrumpió en la música cubana en un duo junto a su hermana Lourdes. Desde hace unos años acá ha ido abriendo un surco en solitario como La Sonera del Mundo.

La producción de este nuevo álbum discográfico se debe a Ángel Arce “Pututi”, uno de los más talentosos pilares de la segunda generación de la timba cubana, quien radicado en Miami, ha sabido permearse de otros colores y ritmos que complementan su huella musical y los trabajos que hace.

La nueva sonoridad de este álbum de Aymée Nuviola es evidente sobre todo con la inclusión de elementos provenientes de la música electrónica, así como del llamado merenhouse, la música disco, el reggae, el ska, y por supuesto la salsa, el guaguancó, la timba cubana. Es un disco caracterizado por la búsqueda consciente de una conexión con las nuevas generaciones, a partir de los sonidos que le son afines, pero enriqueciéndolos con esos ritmos que se encuentran en su ADN, y sobre todo letras que puedan ser escuchadas y gozadas por todas las generaciones.

Se trata de letras festivas, frescas, bailables, donde se da rienda suelta al goce del carnaval de la vida. No se debe buscar aquí mucha profundidad conceptual ni poética, no es esa la intención de la producción, porque esa profundidad está en otras capas del pensamiento, allí donde la reflexión se hace melodía, ritmo, armonía. Si hay un fin, es el de festejar la vida, con una mirada eminentemente caribeña, envidiada en muchas partes del mundo por su sentido práctico, pero sobre todo alegre.

El primer sencillo Bailando Todo Se Olvida, justamente el último del setlist del álbum, llegó al número uno en el listado Tropical de la Revista Billboard.

Rumba de la Buena fue el segundo sencillo de Como Anillo al Dedo y también llegó al top cinco del listado tropical de Billboard. Luego fueron lanzados dos videos promocionales más del disco para las canciones Dame Un Like y Dónde Está el Billete.

Los temas que componen este disco son por ese orden:

Pa que la gente se entere (cierto aire de la conga en los metales, sobre todo al principio, luego entra en el ritmo inconfundible de ese tren que impuso la timba en el tempo musical, de donde bebió el reggaetón cubano para su nacimiento)

Soy yo quien te enseñó (al inicio elementos de la música disco, y enseguida vuelve el sabor de la locomotora rítmica que recuerda la huella de Los Van Van en la música cubana, especialmente con la inclusión de los metales en segundo plano, al final cierra de nuevo como empezó marcando con elementos de la musica disco)

Lo que tú me pidas (herencia de la música electrónica, sobre todo del house, mezclado con reminicencias del merenhouse, y de la bomba puertorriqueña)

Rumba de la buena (una sutil melodía con aires de balada en el intro, pero enseguida revienta una gran rumba, mezclada con reggaetón, y una letra positiva con miel para pegarse en base de un ritmo trepidante, incluyendo elementos de la conga cubana antes de la coda)

Dónde está el billete (aquí es donde quizás sea más evidente la cercanía con los códigos de las nuevas generaciones, a partir de una esencia cubanísima que se mueve de las raíces que llegan desde la sonoridad dela timba, la timba house, el songo, y esa cadencia frenética de lo mejor de la música cubana de las últimas décadas.

Dame un like (champola de ritmos, una suite tropical donde moléculas del rock y del reggae se fusionan con el ska y el house)

Como anillo al dedo (timba urbana, con el protagonismo de esos metales diciendo señales del mundo timbero, con aires de Van Van o NG La Banda)

Quedamos en paz (es uno de los mejores temas, al principio uno piensa que puede ser un poco cantón, ergo es el que más dice desde el punto de vista de la letra, acompañado de un ritmo un poco más lento, pero pegajoso, entre lo urbano del reggaetón y la balada)

Quiero enamorarme (más movida, con muy bonitos dibujos de los metales en segundo plano, pegajosísima)

Bailando todo se olvida (este fue el primero de los temas que se conoció del disco, un feat. con Bay Rasta y Gringo, cuyo clip fue rodado en Cuba)

Difícil encontrar un disco tan perfectamente estructurado en la búsqueda de nuevas conexiones entre las músicas llegadas del siglo XX y las surgidas en el siglo XXI. Pocas veces uno tiene la posibilidad de sentir que ese puente se ha cruzado, que ese link se ha establecido, que dos células han dado como resultado en su fusión, una nueva vida que quizás no vemos todavía, pero intuimos desde la voz de Aymée Nuviola y su Como Anillo al Dedo.

Vídeos Aymée Nuviola:
Dónde está el billete

Rumba de la buena

Bailando todo se olvida

Dame un like

Recibe más noticias

Inscríbete

Se ha suscrito a nuestra lista de correo.

Algo salió mal. Inténtalo de nuevo.

Añadir un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Recibe más noticias
en su correo electrónico

Inscríbete

Se ha suscrito a nuestra lista de correo.

Algo salió mal. Inténtalo de nuevo.